Limpiar el rostro con Aceite de Coco

El aceite de coco ha ido incrementando su fama entre las mujeres de todo el planeta y lo ha hecho con razón, pues es un enorme aliado para la salud y es un producto económico.

Nos favorece en muchos sentidos, tanto interna como externamente, mas en la piel verdaderamente ofrece unos resultados espectaculares merced a sus propiedades hidratantes, cicatrizantes, antiinflamatorias y antioxidantes, entre otras muchas.

Si buscas una forma de adecentar a diario tu semblante dejando a un lado los desmaquillantes químicos y otros productos similares, este aceite es verdaderamente de las mejores opciones que tienes.

Una rutina de limpieza de cutis es esencial para sostener la piel del semblante sana, suave, fresca y brillante. Debemos suprimir no solo el maquillaje que empleamos día a día, sino más bien asimismo todo cuanto no es perceptible como, por servirnos de un ejemplo, las impurezas que nuestra piel absorbe del ambiente, eludiendo de esta manera muchos inconvenientes de la dermis.

El aceite de coco es un producto natural idóneo para esta misión, puesto que ya ha probado a muchas mujeres su potencia para cuidar nuestra dermis y que es mejor que muchos productos comerciales.

Por ende, decidir adecentar la cara con aceite de coco te aportará muchas cosas positivas, puesto que ciertos primordiales beneficios para tu piel que hallarás en este espléndido aceite son los siguientes:

  • Su alto contenido en ácidos grasos, como el ácido láurico, lo hace idóneo para darnos una hidratación profunda en las zonas de piel seca.
  • Las vitaminas Y también y K en combinación con los ácidos grasos, dan un resultado increíble no solo por la hidratación profunda de la dermis, si no asimismo por su acción antioxidante que conserva la elastina y el colágeno, sirviéndonos para prevenir el envejecimiento prematuro de nuestra piel, las arrugas y líneas de expresión.
  • Es un producto que nos ofrece protección contra la repercusión de diferentes géneros de rayos UV, librándonos de esta forma de inconvenientes de piel como las máculas y retrasando el envejecimiento de esta.

Estas cualidades del aceite de coco asimismo nos van a ayudar a la cicatrización de las heridas puesto que favorecen a la regeneración celular.
Otra propiedad excelente de este producto natural es la acción antiinflamatoria y antimicrobiana, con lo que nos va a ser realmente útil para prevenir infecciones y inconvenientes de la piel como la dermatitis atópica.

El aceite de coco no presenta contraindicaciones, salvo si la persona que desea usarlo tiene alergia al coco. Además de esto, para cerciorarte de que el producto que vas a emplear para adecentar la cara con aceite de coco es lo más natural posible, es muy aconsejable que el que escojas sea un aceite de coco orgánico y de esta manera puedas asistir mejor a tu dermis, eludiendo productos químicos que sí puedan dañarla.

Una vez que tengas en tus manos este aceite, presta atención a de qué manera usarlo bien en tu semblante para lograr los mejores resultados y vas a ver como, una vez incorporado a tu rutina, no vas a dejar de emplearlo.

Para adecentar la cara con aceite de coco puedes usarlo de forma directa o bien hacer una mascarilla de aceite de coco añadiéndole miel. Caso de que lo emplees de manera directa tienes más de una manera de hacerlo:
-Pon unas gotas del aceite en un disco de algodón, pásalo por tu semblante haciendo círculos con una ligera presión para activar la circulación. Vas a ver que de forma fácil se retiran el maquillaje y la suciedad ambiental amontonada a lo largo del día y que entonces tu piel absorbe mejor el aceite.

-Déjalo actuar unas horas, por poner un ejemplo mientras que duermes de noche, para aprovechar mejor sus propiedades dejando que la piel lo absorba al límite.

-Por la mañana límpiate la cara con agua caliente y rebosante, intentando no quemarte.
-Otra forma de aprovechar este aceite y apresurar el proceso de la absorción es usando una toalla mojada. -Para esto precisarás el aceite de coco, una toalla pequeña y un recipiente con agua caliente en el puedas sumergir la toalla y, escurriéndola un tanto, póntela sobre el semblante tras haber aplicado el aceite en tu piel con suaves movimientos circulares.

-Deja la toalla en tu cara por unos diez segundos y retira el aceite con exactamente la misma toalla y agua hasta el momento en que tu piel quede limpia.

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.