El paso inicial para cuidar tu piel es conocerla. Saber si es seca, grasa, mixta o bien sensible te dejará tratarla de forma conveniente y preservarla a lo largo de años sana y a salvo de las agresiones de la vida actual.

Se clasifica en 5 tipos:

normal, grasa, seca, mixta y sensible. No obstante, esta clasificación no es totalmente cierta en la actualidad. La piel normal, que se define como una piel equilibrada que marcha adecuadamente, es tan bastante difícil de localizar que podríamos estimar que prácticamente no existe. Se trata de una piel lumínica, fina, suave, lisa y flexible, en la que no se aprecian zonas de sequedad, poros abiertos, ni otras perturbaciones cutáneas como rubicundeces, bolsas, venitas, etcétera, puesto que corresponde a una persona cuyo sistema circulatorio y linfático marcha adecuadamente y tiene un metabolismo en perfecto equilibrio. Algo que, como sabemos, no acostumbra a acontecer debido a los factores beligerantes con los que se encara diariamente nuestra piel.
Mas, además de esto, hay más géneros de piel de los convocados. Como por servirnos de un ejemplo las acnéicas, que padecen una polución bacteriana asociada sobre todo al cambio hormonal de la pubescencia mas que en los últimos tiempos han superado la barrera juvenil.

Las reactivas, que se alteran ante múltiples factores con independencia de si son pieles mixtas, grasas o bien secas.

O bien las maduras, que precisan una serie de activos para poder hacer frente al paso de los años y los elementos, con independencia de sus niveles de agua y grasa. Hay que tener en consideración asimismo que una misma persona puede tener diferentes géneros de piel no solo en su cuerpo, con zonas muy grasas o bien muy secas, sino más bien asimismo enseñar esta diversidad en una área pequeña como el semblante. La piel no es siempre y en toda circunstancia igual. Cambia con los años, las estaciones, el ritmo de vida, el estado de ánimo…
De qué forma identificarla:
1.Es seca si… Está tirante, opaca, áspera, frágil, los poros son enanos y presenta arrugas y descamaciones.
2.Es grasa si… Tiene brillo y un tacto oleaginoso, poros dilatados, granos y/o puntos negros en especial en las aletas de la nariz, textura escurridiza o bien áspera. La ausencia de higiene y cuidados en las pieles grasas suele desembocar en alteraciones cutáneas como; Hiperseborrea, Hiperqueratinización, Comedogénesis, Acné.
3.Es mixta si… Presenta zonas de piel seca y grasa, singularmente si esta última se concentra en la frente, nariz y barbilla (zona T)
4.Es sensible si… Tiende a presentar rubicundeces, irritaciones, tirantez o bien picor, y a alterarse ante cualquier cambio, aun sensible.

Reglas esenciales para cuidar y equilibrar nuestra piel:

  • Higienebelleza24-hidratacion

  • Hidratación

  • Nutrición

  • Descanso

  • Usar siempre Protección Solar incluyendo el Otoño e Invierno.

 

Sobre El Autor

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.