Vivimos con un ritmo acelerado, por eso es preciso tomarnos un momento al día para nuestra mente.

Estas son las nueve ideas para relajar tu mente:

1ª Visión en blanco: Debemos imaginar una pared blanca, de esta forma mantenemos nuestra mente ocupada en está recreación del color blanco, no tenemos lugar para más pensamientos.
2ª Cuerpo relajado: Escogemos una parte del cuerpo, ya sea el brazo, la pierna, la mano, y pensaremos con los ojos cerrados, sintiendo como pierden fuerza.
3ª Concentración en nuestra respiración: también con los ojos inspiramos y expiramos muy lentamente. De este modo mantenemos la concentración de la mente en la entrada y salida del aire. Aún teniendo posibles momentos en que la mente se desconcentre pensando en actividades pendientes por hacer, en este momento, desde nuestro interior pensaremos en la siguiente frase “sólo me concentro en la respiración” para volver a la respiración.
4ª. Sentir una relajante música o melodía: Debemos localizarnos en cómodo y agradable lugar ponemos el sonido de la suave música, que nos emita la calma.
5ª. Un relajante baño: Escogemos un momento con tiempo para darnos este baño relajante y con de agua caliente, acompañamos de una música lenta de fondo, ornamentos bonitos, como velas, pétalos, sales, etc . Iremos sintiendo las caricias del agua en nuestra piel , con movimientos de la mano, en el agua nos concentraremos  en ese sonido. relajar-la-mente
6ª Contacto con  la naturaleza: Caminaremos por el mar, la montaña, mientras contemplamos su belleza, su silencio, su aroma.
7ª. Actividad deportiva: Necesaria para la liberación de dopaminas y endorfinas, generando esa sensación de relajación  tras hacerlo.
Siendo esencial que nos guste hacerlo, buscando una opción que nos atraiga.
8ª Practicaremos el hobbie favorito: Conseguimos relajar la mente al  hacer algo que nos agrada. Intentando que la actividad elegida no tenga relación con un ordenador a ciertas personas pueden relajarle, mas frecuentemente las
nueve. Utiliza tu imaginación: imaginar es sin costo y gratificante. Túmbate boca arriba, cierra los ojos y crea tu viaje mental. Imagina que estás brillante de dicha en el lugar que más te guste, en la compañía que más desees y visualizas lo bien que te lo pasas.
Como es tu película imaginada donde eres el protagonista, no escatimes en soñar. Es una forma de relajarse por el hecho de que la dicha que siente la psique cuando pasa algo real, es exactamente la misma que cuando recibe imaginación positiva.

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.