Radiofrecuencia Corporal para Reafirmar y Remodelar tu cuerpo!

 

La Radiofrecuencia corporal que és?

La Radiofrecuencia funciona para la coagulación de tejidos y supresión de tumores. En la medicina estética es el tratamiento más empleado para la reafirmación de la piel y reducción de volumen anatómico.

Para fines estéticos la radiofrecuencia emplea un nivel de energía no ablativo, o sea, es un tratamiento no invasivo que no corta la piel y no produce cicatrices, el paciente solo siente un ligero calor que transforma su sesión en un instante relajante.

Esta clase de RadioFrecuencia No Ablativa (RFNA) fue certificada en dos mil dos como técnica eficiente para estiramiento cutáneo no quirúrgico. La certificación vino de la mano de la Agencia Americana del Fármaco (FDA), un laboratorio médico de prestigio internacional que la impulsó claramente.

La Radiofrecuencia capacitiva

Toda máquina de radiofrecuencia tiene un manípulo que se aplica sobre la piel, mas solo las más modernas son del tipo capacitivo, produciendo calor interno en la dermis y calentándose la epidermis desde dentro y no desde fuera, como de esta forma hacían las primeras generaciones de radiofrecuencia resistiva. El calentamiento profundo produce efectos en dos zonas, el tejido graso subcutáneo y la piel.

Técnicamente, la radiofrecuencia produce ondas electromagnéticas y estas un veloz movimiento rotacional de las moléculas de agua del tejido graso que por fricción se calienta. La mayor o bien menor temperatura conseguida depende de la cantidad de agua del tejido tratado y por norma general, cuanto mayor sea mejores van a ser los resultados. Por este motivo es tan esencial tomar agua rebosante a lo largo de múltiples semanas ya antes de someterse a la sesión de radiofrecuencia.

 

Qué resultados obtenemos con la Radiofrecuencia Corporal?

La radiofrecuencia es un habitual tratamiento de liposucción sin cirugía. Actua con la remodelación de la figura a través de la supresión de la grasa, la celulitis y la reducción de la flaccidez anatómico.

  1. Aumenta la circulación sanguínea del tejido graso, mejorando su metabolismo y con esto el flujo para su desecho, siendo consecuencia la minoración del espesor seboso y de la celulitis.
  2. Favorece el drenaje linfático natural del cuerpo. Se suprimen los líquidos y toxinas.
  3. Estimula la capacitación colágeno y elastina en capas internas, remodelando el tejido subcutáneo y dotándolo de solidez, lo que se traduce externamente en una piel más firme.

Por consiguiente, la reducción volumétrica de la zona tratada es el resultado de la supresión metabólica de la grasa, la liberación de líquidos del sistema linfático y la reestructuración de las fibras de los tejidos internos.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.