Conoce los Hábitos saludables imprescindibles

La Salud de las personas, engloba un conjunto de cosas, factores y actividades en que debemos aportar al cuerpo y a la mente.

A veces tener unos hábitos cuesta esfuerzo, pero cuando se logra, nuestro organismo lo agradece, y se nota en nuestro cuerpo, mente y felicidad que desprendemos.

Lista de Hábitos Saludables.

 

Hábito 1. Tomar agua!

El agua ha de ser siempre y en todo momento la opción alternativa a los refrescos.

Esta clase de bebidas están muy azucaradas, y además de esto tienen gas, que no favorece nada a la digestión.

Los licores de sobremesa provocan somnolencia y no son aconsejables si después debemos regresar al trabajo.
Asimismo es conveniente tomar un vaso de vino en el alimento debido a sus cualidades antioxidantes.

Conforme muchos estudios científicos, tomar vino con moderación reduce un cincuenta por ciento el peligro de padecer infartos, si bien lo mejor es el agua, singularmente en verano, temporada en la que el cuerpo requiere hidratarse continuamente.

Hábito 2. Escoger tentempiés Saludables!

Para hacer más soportable la espera hasta la hora de comer, debemos recurrir a pequeños tentempiés a media mañana.

La fruta o bien los yogur pueden saciar nuestro hambre hasta el mediodía, reduciendo la sensación de apetito y la posibilidad de que nos demos un atracón en el alimento.

Hábito 3. Saber elegir el restaurante!

Si comemos fuera de casa, debemos escoger bien el sitio donde comer.

Un restaurant lleno de gente es síntoma de que el alimento que sirven es buena, y además de esto garantiza que no se dan platos preparados del día precedente.

Debes tener presente asimismo la higiene y la limpieza del sitio.

En verano en especial debemos tener mucho cuidado con comer salsas o bien huevo fuera de casa, pues se corre el peligro de padecer gastroenteritis o bien salmonelosis.

Tampoco te invitamos a comer en aquellos lugares donde los comestibles estén recalentados o bien que se cocinen con el aceite que se emplea para todo género de comestibles.

Si un plato caliente se sirve frío es mejor rechazarlo, puesto que quiere decir que se ha dejado enfriar al aire, con peligro de que las bacterias se reproduzcan.

Hábito 4. Cuidado con tu cena!

Cuando comemos fuera de casa, la cena se transforma en una comida esencial puesto que podemos introducir los comestibles que faltan a lo largo del resto del día.

La cena siempre y en toda circunstancia va a ser ligera y baja en grasas, aprovechando para tomar sopas y consomés caseros, ensaladas frescas, verduras cocidas, pasta fría y/o pescados blancos.

Hábito 5. Menos coche y más piernas!

Para los que no puedan gozar del placer de una breve siesta tras el alimento, una solución es dar un camino hasta el sitio de trabajo.

Tras comer acostumbra a entrarnos una sensación de pesadez y de sueño, de ahí que, una actividad física ligera como la de pasear contribuye a facilitar en buena medida la digestión.

Sobre El Autor

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.