Ejercicios Tibetanos para Rejuvenecer

 

Los Ejercicios Tibetanos se trata de un programa para realizar concretamente cinco ejercicios usados por frailes tibetanos donde se consigue rejuvenecer o bien vivir una vida larga, vibrante y saludable. En verdad, este libro asevera que muchos han vivido más tiempo que la mayor parte puede imaginar, siguiendo frecuentemente el programa a llamado los “5 Ritos tibetanos” o bien los cinco ejercicios tibetanos para rejuvenecer.

En mil novecientos ochenta y cinco un libro llamado El Viejo Secreto de la fuente de la juventud escrita por Peter Kelder se publicó que por vez primera. En él se describe un programa de cinco ejercicios tibetanos para rejuvenecer.

El potencial beneficio de los ejercicios tibetanos para rejuvenecer

Los autores dan muchos ejemplos de las ventajas de estos ejercicios para remozar, incluyendo los siguientes:

  1. Ayuda a mejorar la visión
  2. Nos Rejuvenece el espíritu
  3. Ayuda a mejorar nuestra la fuerza física, resistencia
  4. Progresa la salud  mental
  5. Aumenta la sensación de bienestar interior
  6. Genera alta energía
  7. Nos ayuda a Rejuvenecer el cuerpo y la mente
  8. Nos ayuda ha conciliar el sueño profundo
  9. Nos ayuda a despertar renovados y llenos de energía
  10. Consigue calmar inconvenientes de las articulaciones
  11. Nos libera del dolor
  12. Agiliza la memoria
  13. Calma la artritis
  14. Nos ayuda a perder peso

Los ejercicios tibetanos para rejuvenecer para que emplearlos?

Profesionales médicos explican las ventajas en función de su perspectiva personal.

La mayor parte comparte la opinión de que los ejercicios representan un sistema de ejercicio que ayuda al cuerpo, las emociones y la psique. Los tibetanos aseveran que estos ejercicios para remozar, activan y estimulan todas y cada una de las glándulas del sistema endocrino.
El sistema endocrino es responsable para el funcionamiento general del cuerpo y el proceso de envejecimiento.

Estos ejercicios tibetanos para rejuvenecer son precisamente lo que los viejos tibetanos desarrollaron a lo largo de muchos siglos. Por ende es fundamental que se hagan precisamente como se presentan, sin trastocar la manera o bien secuencia para conseguir ciertos de las ventajas conseguidos por ellos.

-A lo largo de la primera semana, si eres parcialmente saludable y estás en forma, hacer cada ejercicio 3 veces.
-Si estás inactivo, con sobrepeso, o bien tienes problemas médicos, empieza estos ejercicios haciendo uno de los 3 primeros día tras día, y solo si te sientes plenamente cómodo haciendo esto.

-Si tienes alguna preocupación, por favor consulta con tu médico. Las personas que toman fármacos deben preguntar a sus médicos.
-Si tienes sobrepeso no hagas el ejercicio cuatro y cinco hasta el momento en que hayas desarrollado algo de fuerza y resistencia. Efectúa hasta 2 de cada ejercicio la segunda semana, 3 de cada ejercicio de la tercera semana, etcétera o bien a un ritmo más veloz si tu cuerpo no duele cuando haces estos ejercicios.
-Si quieres prosperar tu programa, haz los ejercicios a un ritmo más veloz, mas no lo hagas más de veintiuno de cada ejercicio día a día. Hacer más de veintiuno reiteraciones de cada ejercicio, en cualquier día va a afectar de manera negativa y puede crear desequilibrios en su cuerpo.
Los cinco ejercicios pueden alentar la desintoxicación y de forma frecuente crea muchos síntomas físicos desapacibles. Es precisamente por esto que se aconseja acrecentar el número de cada ejercicio poquito a poco.
-Si no has hecho ejercicio por cierto tiempo, prepárate para empezar tu programa de ejercicios tibetanos caminando todos y cada uno de los días a lo largo de media hora día a día de ser posible.

-Una dieta libre de grasa y bajo nivel de azúcar es un apoyo esencial al integrar el programa de ejercicios tibetanos en tu vida. Efectúa los 5 ejercicios todos y cada uno de los días. El máximo que debes saltar es un día cada semana.

Desintoxicación con los ejercicios tibetanos

-La desintoxicación es un proceso que ayuda a adecentar las toxinas del cuerpo o bien venenos que se han amontonado en las células, órganos, y todos y cada uno de los sistemas. Se aconseja de forma encarecida que las personas que empiezan el programa de los cinco ejercicios tibetanos para remozar, emprendan un programa de desintoxicación ya antes o bien cuando comienzan estos ejercicios.
-Si jamás has hecho una desintoxicación probablemente tengas muchas toxinas amontonadas en tu cuerpo. Un programa de desintoxicación completa suprimirá todas y cada una de las toxinas.

Programa delos ejercicios tibetanos para rejuvenecer

  • Atención especial: Los movimientos de estiramiento y otros por medio de los próximos ejercicios, pueden agudizar ciertas condiciones de salud, como inconvenientes del corazón, esclerosis múltiple, enfermedad de Parkinson, artritis severa de la columna vertebral, presión arterial alta no controlada, una condición de hipertiroidismo, o bien vértigo.
  • Ejercicio 1 De pie y erguido con los brazos extendidos en horizontal al suelo, las palmas cara abajo. Se centra en las agujas del reloj hasta el momento en que comiences a sentirte un tanto mareado. Poquito a poco acrecentar el número de vueltas de 1 giro a veintiuno giros.
    Para eludir marearse, hacer lo que los bailarines y patinadores artísticos hacen.
    Conforme empieces a virar, proseguirás sosteniendo tu visión sobre este punto a lo largo del tiempo que resulte posible. Con el tiempo, deberás dejarlo salir de tu campo de visión, con lo que tu cabeza puede virar alrededor con el resto de tu cuerpo.
    Respiración: Aspira y espira de forma profunda mientras que haces los giros.
  • Ejercicio 2

    Acuéstate en el suelo, boca arriba. Extiende absolutamente los brazos durante tus lados y pone las palmas de las manos contra el suelo, sosteniendo los dedos juntos. Entonces levanta la cabeza del suelo metiendo la barbilla cara el pecho. Al hacer esto, levantar las piernas, las rodillas rectas, en una situación vertical. De ser posible, extender las piernas sobre el cuerpo cara tu cabeza.
    No permitas que las rodillas se doblen. Ahora, baja de forma lenta las piernas y la cabeza al piso, sosteniendo siempre y en todo momento las rodillas rectas. Deja que los músculos se relajen, y repite.
    Respiración: Respira de forma profunda mientras que levantas la cabeza y las piernas y exhale conforme bajas la cabeza y las piernas.

     

  • Ejercico 3
  • Arrodíllate en el suelo con el cuerpo erguido. Las manos deben ponerse sobre las espaldas de los músculos del muslo. Inclina la cabeza y el cuello cara delante, tirar la cabeza y el cuello cara atrás, arqueando la columna vertebral.
    Tus dedos de los pies han de ser doblados debajo por medio de este ejercicio. Mientras que te arqueas, apoya los brazos y las manos contra los muslos de apoyo. Tras el arqueo devuelve tu cuerpo a una situación erguida y iniciar el ejercicio nuevamente.
    Respiración: Aspira mientras que arqueas la columna vertebral y espira mientras que retornas a una situación erecta.
  • Ejercicio 4

    Siéntate en el suelo con las piernas estiradas cara fuera delante de ti y tus pies cerca de 12″ separados. Con el leño del cuerpo erguido, pone las palmas de las manos en el suelo al lado de tus nalgas. Entonces meter la barbilla cara adelante contra la pecho. Ahora deja caer la cabeza cara atrás todo cuanto puedas y levanta tu cuerpo de tal modo que las rodillas se doblan al paso que los brazos continúan rectos y tensa todos  los músculos. Por último deja que los músculos se relajen mientras que vuelves a tu situación original sentado. Descansa ya antes de reiterar este ejercicio.
    Respiración: Aspira mientras que levantas, contén la respiración mientras que tensas los músculos, y espira totalmente conforme bajas.

  • Ejercicio 5
  • Acuéstate con la cara cara el suelo. Vas a recibir el apoyo de las manos con las palmas cara abajo contra el piso y los dedos de los pies en situación flexionada. Durante este ejercicio, las manos y los pies deben sostenerse rectos. Empieza con los brazos perpendiculares al suelo, y la columna vertebral arqueada, de manera que el cuerpo esté en una situación de la flaccidez. Ahora tirar la cabeza cara atrás tanto como resulte posible. Plegar las caderas lleva el cuerpo cara arriba en una “V” invertida. Al tiempo, lleva la barbilla cara delante, metiendo contra el pecho.
    Respiración: Respira de manera profunda mientras que levanta el cuerpo, y espira totalmente conforme bajas el cuerpo.

La práctica diaria de los ejercicios que se han descrito en el presente artículo es un factor esencial de la salud vibrante. Es un hecho comprobado que las personas que pierden peso solo pueden sostener su pérdida de peso si incorporan un programa de ejercicio diario en su vida rutinaria.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.