Nuestra rutina diaria es desesperante. Ya sabemos cómo va: nos levantamos, desayunamos (o no), nos vestimos, aseamos, vamos a trabajar donde sea (sea fuera o dentro de casa), hacer la comida… Ya sabes cómo sigue. ¿Para que atormentarte?

Pero lo peor de ella no es que sea aburrida al extremo, sino que hace que nos olvidemos de cosas muy importantes. A veces incluso nos hace olvidar aquellos ratos que antaño dedicábamos a nosotras mismas.

Pues bien, lo que vamos olvidando poco a poco es nuestra alimentación y nuestra actividad física.

Hablemos de nuestra alimentación

Ya en otro artículo hablábamos de ¿somos lo que comemos?. Pues la realidad es que sí. Tu salud depende de forma directa de tu alimentación y lo peor de todo es que los efectos que tenga la misma no los verás hoy ni mañana, sino que estamos hablando de un impacto a largo plazo.

Tampoco estoy hablando de coger peso. No.

No todo gira entorno a engordar o adelgazar. Es probable que estés delgada y la 36 te siga entrando, pero ¿sabes realmente cómo tienes tu salud? La delgadez no significa salud, esto que vaya por delante.

Comer poco, mal y rápido es una bonita forma de restarnos años de vida. ¿Por qué no lo solucionamos ya? Ya verás que es muy fácil.

Consejos para llevar una dieta equilibrada:

  1. Come de forma relajada. Porque dediques 10 minutos más no se va a acabar el mundo y lo sabes. Ponte un tiempo y respétalo. De este modo te dará tiempo a cocinarte alimentos que de otro modo solo tomarías en forma de pizza recalentada.
  2. Desayuna ¡Siempre! ¿Quién ha dicho que el desayuno lo suprimimos porque vamos cortas de tiempo? Nadie. Además, dependiendo de lo que desayunes puede marcar el resto del día, tanto en energía como en ansiedad. Lo ideal es combinar fruta, hidratos de carbono complejos y algo de proteína. ¡Modera ese café!
  3. La cena también es importante. Hay ciertos mitos (falsos) que dicen que con cenar una hoja de lechuga es suficiente. Eso es falso. No por cenar mal y poco vas a estar más sana. Sí que es verdad que no es aconsejable comer mucha cantidad ni alimentos de difícil digestión, pero una crema de verduras con algo a la plancha y una tostadita te irían de perlas (y más sabiendo el día que has llevado).
  4. Alimentos recomendados. Aquí haré una pequeña lista de los alimentos recomendados. Eso quiere decir que si ese alimento con el que has pensado no está… Descártalo.
    1. Verduras. Todas, sin excepción.
    2. Legumbres. Todas.
    3. Carnes. Prioriza las blancas como el pollo y el pavo. Del cerdo y la ternera deberán ser partes bajas en grasa.
    4. Bollería. Nada, una pieza cada dos semanas como mucho.
    5. Refrescos. No, sustitúyelos por zumos de frutas.
    6. Frutas. Todas, pero no abuses que son ricas en azúcar.
    7. Lácteos. Todos mientras sean desnatados.
    8. Hidratos de carbono. Los complejos como la pasta, el arroz y el pan (mejor si son integrales).

Sobre El Autor

3 Respuestas

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.