Conoce el Aceite Monoï de Tahiti

El aceite MONOÏ es propio de la Polinesia francesa, se consigue de la maceración de las flores de Tiare en aceite refinado de coco, específicamente COPRAH.

El  Monoï de Tahiti tiene denominación de origen controlada, el logotipo de la flor de Tiare blanca es la garantía que el producto es original de la Polinesia francesa y que se ha elaborado siguiendo la tradición local.
El Monoï con denominación de origen contiene un mínimo de noventa por ciento de macerado de flores. Si bien están autorizados agregar conservantes, colorantes, antioxidantes y filtros UV (de origen vegetal).

Tras pero de treinta años, el aceite de MONOÏ Hei POA, es ya muy frecuente en la rutina francesa, en la playa, urbe, en cualquier sitio el Monoï de Tahiti HEI POA siempre y en todo momento leal a la presentación en pequeña botella de cristal, como es tradición en Tahiti, las familias de la polinesia acostumbran a fabricarse mismas este aceite, y después usan los envases vacíos de jarabes para llenarlas.

HEI POA significa en Tahitiano: “Corona de flores roja en el val verde, buenos días y bienvenido a Tahiti”

El aceite Monoï HEI POA, con denominación de origen es un aceite de COPRAH (la pula extraída de la nuez de coco) y donde se maceran las flores frescas de Tiaré

Los cocos son recogidos en los cocoteros verdes de la Polynesia, son escogidos y secados al sol. Los botones de las flores frescas de Tiaré  son asimismo recogidas al amanecer y puestas a macerar en el aceite de coco conseguido por presión, la proporción es de once flores por litro de aceite de Coprah.

A lo largo de ciertos días las flores de Tiaré van a liberar su aroma para lograr el auténtico aceite de Tahití.

Se considera como un aceite sagrado en la Polynesia, y se emplea tanto para hidratar para alimentar, arreglar y resguardar la piel y los pelos, merced a sus propiedades cosméticas y su perfume único se trata de un auténtico producto de tratamiento y de eficiencia natural.

El Monoï es un producto tradicional naturalmente rico en ácidos grasos esenciales que se coagula bajo una temperatura de 24º C.

Para beneficiarse de forma plena de su ventajas, asimismo a lo largo del invierno, poner el frasco a lo largo de unos momentos bajo una fuente de agua caliente.

Este se volverá líquido preservando íntegras sus propiedades iniciales.

Se emplea como cuidado de belleza para el cuerpo así como en mascarilla pilífero sobre pelos secos y dañados.
Como consejo:

  • Para hidratar* la piel todos y cada uno de los días, tras la ducha o bien el baño, aplicar le Monoï sobre la piel húmeda en masaje para hacer penetrar el producto más veloz.
  • El Monoï de Tahití hidrata las capas superficiales de la epidermis, la resguarda contra las agresiones externas y mejora la solidez y suavidad de la piel.
  • Como reparación pilífero, este repara y alisa la fibra pilífero deshidratada, dejando una cabellara suave, refulgente y simple de adecentar.
  • Ciertos aceites los hallamos enriquecidos con otros elementos originarios de la Polinesia.

 

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.